Crónica: Portishead en Madrid

Crónica: Portishead en Madrid

portishead

Que en veinte años desde su debut con ‘Dummy’ hayan lanzado tan sólo tres trabajos puede resultar pretencioso para algunos, pero lo cierto es que Portishead sabe estructurar a la perfección la energía de sus emociones en cada recital para que pasemos por alto la falta de repertorio. 2008 fue cuando pudimos conocer su último disco, ‘Third’, y desde ese mismo año se ha estado presenciando prácticamente el mismo directo. Pero lejos de fallarle la repetitiva fórmula, los de Bristol han sabido hacer de su monotonía una de sus mejores bazas, llegando a una exquisitez y excelencia inigualable en cada concierto.

El pasado viernes, Portishead pisaba por primera vez la capital. Con 23 años de trayectoria, seguro que muchos de los allí presentes ya los habían visto en otras ocasiones, pero para el nublado cielo de Madrid era la primera vez, y las ganas se notaban. Con la condición de debutantes, el público madrileño quiso hacer que los británicos se sintieran como en casa, atentos a cada ritmo, a cada emoción, con una escala de sentimientos que embaucaba y nos mantenía bien atentos. Las más antiguas, como ‘Glory Box’ o ‘Roads’, las más aplaudidas que arrancaron los vítores y aplausos más espontáneos, como si significaran un “gracias por venir, teníamos ganas”. O así lo sentí yo al menos. Silencioso, el público respetaba la armonía y la solemnidad del encuentro como pocas veces había visto. Hicieron suyas sus canciones. En el ambiente se respiraba angustia y, a la vez, delicadeza; esa dicotomía tan perfectamente estudiada y dirigida por la frágil y sobrenatural voz de Gibbons, acompañada por el resto del trío, y con el apoyo de unos músicos adicionales.

portishead-live

Al apagarse las luces, y con un Palacio de los Deportes acondicionado para unas 8.000 personas (y prácticamente lleno), el encuentro empezó a tomar forma y carrera con ‘Silence’, de su último disco, ese disco que rompió con todo lo anterior. Más adelante, sonaba ‘Sour Times’ con el que la gente cantaba retraída aquel “Nobody Loves me… it’s true…)”, y que abrió paso a la bella ‘Magic Doors’. Los visuales les guardaron las espaldas al trío desde el principio, alcanzando sus mejores momentos con la gran ‘Machine Gun’, con unas imágenes en blanco y negro que dibujaban a la cantante captada por una cámara de vigilancia. El encuentro sobrepasaba el ecuador con temas como la oscura ‘Over’, la mítica ‘Glory Box’, que pone y pondrá los pelos de punta hasta la eternidad. Un repertorio que siempre apuntaba alto y remató con ‘Cowboys’ o la estremecedora ‘Threads’. El “bis” recogió la ceremoniosa ‘Roads’, de su debut ‘Dummy’, y, por último, ‘We Carry On’, de ‘Third’, con la que Beth hizo un paseíllo buscando el fervor del público de las primeras filas.

Oscuros, emocionantes… un concierto que se le puede calificar de perfecto, y no creo que elevarlo a esa categoría sea sólo en base a sus “machacones” y herméticos directos, perfectamente asimilados por la banda. Portishead supo hacer que el público madrileño interiorizara la sensibilidad que constantemente se respiraba en el ambiente. Extraordinarios.


Anuncios

Síguenos en las redes sociales


Seguir a @beatMashmag

Déjanos tu comentario


Hoy destacamos

LCD Soundsystem estrena “Tonite”

LCD Soundsystem estrena “Tonite”

El 1 de septiembre saldrá a la venta el nuevo disco de LCD Soundsytem “American Dream”.

Probablemente el peor festival del año en España

Probablemente el peor festival del año en España

Cancelaciones, saqueos, persecuciones… un desastre de organización para el que probablemente sea el peor festival que se ha celebrado en España este año.

Review: Danger – 太鼓

Review: Danger – 太鼓

El regreso de Danger ha sido junto el de SebastiAn una de las grandes noticias del año de la música electrónica francesa, en este caso con su primer …