Review: Bon Iver – 22, A Million

Review: Bon Iver – 22, A Million

Olvida todo lo que hayas escuchado de Bon Iver hasta ahora, es más, olvida casi que todo lo que has escuchado, porque Justin Vernon viene con “22, A Million” para trascender hacia un nuevo horizonte musical, una declaración de guerra a los géneros musicales, es hora de abrir la mente.

Bon Iver se empapa de electrónica en este nuevo trabajo en el que solo ha necesitado poco más de media hora para situarse como uno de los mejores discos de este 2016, en un año inmenso en cuanto a lanzamientos se refiere.

Justin Vernon despliega un intenso cuidado en todo el disco, desde su portada hasta el propio título del álbum, que surge de la unión del nombre de la primera canción con la última, “22, A Million”, el detalle más insignificante está medido y meticulosamente estudiado, el disco es un todo, no una colección de canciones puestas una tras otra, si quitas una sola canción del tracklist todo el argumento del álbum se viene abajo.

“22, A Million” es el resultado de la búsqueda interior que llevó a Justin Vernon a refugiarse en su más íntima solead, “intenté encontrarme a mí mismo, pero no lo conseguí”, declaraba el artista hace unas semanas antes la inminente salida de su nuevo disco, un críptico juego de nombres y sonidos que han dado lugar a la obra más personal de Justin Vernon.

Para comprender la dimensión del disco, que va más allá de la propia música, primero hay que saber el papel que juega el número 22 en el álbum y en la vida de Justin Vernon, en una entrevista a New York Times declaró “22” era el número que llevaba en su camiseta de fútbol americano cuando era pequeño y que siempre que tiene que poner una alarma lo hace 22 minutos antes de la hora, además también hace referencias a los Salmos 22 de la Biblia como podemos ver en el vídeo sobre este párrafo, sin duda es su número fetiche.

Este viaje musical comienza con “22 (OVER S∞∞N)”, además en la entrevista, explica que el “22” del álbum era él, y que jugaba el concepto de la dualidad elevada al infinito, como dijimos, y aunque a veces sea imposible descifrar o saber que significado tienen ciertos elementos del disco en el propio Vernon, nada está al azar.

“10 d E A T h b R E a s T ⚄ ⚄ “ es uno de esos temas que te contagian desde el comienzo y que pone sobre la mesa que la electrónica y las distorsiones juegan un papel crucial en el desarrollo del álbum.

Para redondear un comienzo espectacular, su voz cobra fuerza y se convierte en la protagonista absoluta en “715 – CRΣΣKS”, cuyo comienzo nos recuerda a la canción “Fall Creek Boys Choir”, en la que Bon Iver colaboraba con James Blake, sin duda el británico ha sido una de las grandes influencias en el disco.

En “33 “GOD” juega a balancearnos en un mar de emociones, justo cuando estamos a punto de encontrar la paz, desata una oleada de samples que dan paso a “29 #Strafford APTS”, una de las canciones que más bebe de sus primeros trabajos.

Justin Vernon se atreve con todo, dentro de este abanico inclasificable de géneros, en “21 M♢♢N WATER” y “____45_____ “ se acerca el jazz, impregnado de electrónica y sonidos imposibles en la primera de ellas y algo más frágil en la segunda que desemboca en la balada final “00000 Million” con la que cierra esta grandiosa obra musical.


Anuncios

Síguenos en las redes sociales


Seguir a @beatMashmag

Déjanos tu comentario

Hoy destacamos

Joe Goddard de Hot Chip tiene listo su nuevo disco

Joe Goddard de Hot Chip tiene listo su nuevo disco

Joe Goddard de Hot Chip retoma su camino en solitario, tras Haverst Festival publicado en 2009

Nick Murphy comparte vídeo en directo de “Fear Less”

Nick Murphy comparte vídeo en directo de “Fear Less”

“Fear Less” fue la primera canción que pudimos escuchar de Chet Faker desde que decidió adoptar su nombre de pila Nick Murphy.

La venta de cassettes creció en un 74% en 2016

La venta de cassettes creció en un 74% en 2016

LA venta de cassettes tamibién ha crecido en 2016. Sin duda, son buenos tiempos para los melómanos y coleccionistas. A la fiebre del vinilo desatada