Creando electrónica con cubos de Rubik

rubik-sequencerLa diferencia entre componer una canción y jugar a resolver el cubo de Rubik puede tener más similitudes de las que nos creemos en primera vista, ambas cosas no dejan de ser un juego de rompecabezas en el tienes que encajar las piezas para obtener una armonía entre sus elementos.

Eso debió estar pensando el sueco Håkan Lidbo cuando le vino la idea de hacer un sistema en el que puedes crear música con unos determinados cubos de Rubik, diseñados específicamente para este experimento.

El sistema es relativamente sencillo, cada color pertenece a un determinado sonidos, por ejemplo en el vídeo que puedes ver más abajo, el blanco representa al bombo, el verde al bajo, naranja percusiones y rojo, amarillo y azul corresponden a tres sintetizadores diferentes, una cámara conectada a un ordenador recoge gracias a un algoritmo la colocación y el color de cada pieza del cubo de Rubik, a partir de ahí puedes cambiar y combinar diferentes colores para secuenciar tu canción y convertilo en un juego.

El experimento a primera vista puede parecer un invento sin aparentemente mucho más utilidad que la de pasar el rato junto a tus cubos de Rubik, pero no hay que quedarse en lo más simple de la nueva creación de Håkan Lidbo, ahora son los artistas los que tienen que extrapolar esta idea para convertirlo en algo más artístico.


Hoy destacamos

Delorean anuncia su separación

Delorean anuncia su separación

El grupo Delorean nos ha enviado un comunicado en el que anuncia el fin de la banda después de 18 años de actividad, y con un reconocimiento, tanto …

En el estudio con Arctic Monkeys

En el estudio con Arctic Monkeys

Arctic Monkeys ha compartido un reportaje de casi 12 minutos de duración que nos llevan hasta el estudio en Francia donde grabaron parte de su sexto álbum

Review: Dorian Concept – The Nature Of Imitation

Review: Dorian Concept – The Nature Of Imitation

Dorian Concept ha publicado su tercer álbum de estudio “The Nature Of Imitation”, el primero que lanza a través del sello de Flying Lotus