Crónica: Bilbao BBK Live 2015

bilbao-bbk-live-2015Para qué nos vamos a engañar: este año el Bilbao BBK Live ha sido sinónimo de Muse. Sí, escribe una seguidora acérrima, pero lo cierto es que el trío británico fue la maquinaria más pesada de su 10º edición. Para ser un año tan redondo, esperaba en su cartel artistas más potentes, más llamativos, sin desmerecer a otros grandes aplaudidos como el concierto (que fue conciertazo) de Mumford and Sons, The Jesus And Mery Chain y Of Monsters And Men, antesala de Muse, y obligados a ofrecer un set de unas nueve canciones por enfermedad de uno de sus miembros.

Uno de los grandes dilemas de los festivales de música son los solapes de actuaciones y las horas intempestivas en las que se colocan esos grupos que, en teoría, son de los más esperados. Aunque esto puede llegar a ser muy subjetivo y para gustos, los colores, me atrevo a decir que Future Islands no cuajaban nada a las 8 de la tarde del jueves. Los tíos tienen uno de los mejores discos de 2014. .. Por lo menos se hicieron un hueco en el BBK. O la rapera Azealia Banks, firme el viernes a las ¡19:20! De hecho, no me dio tiempo a verla (las buenas lenguas me han dicho que fue una bomba y que clausuró con ‘212’, tema estrella. ¡Lástima no haberla podido ver! Hubiera aguantado gustosamente los 30 grados a la sombra y haber sudado un poco más al ritmo de sus bailes.

disclosure-bilbao-bbk-live

El jueves arrancó con uno de los directos más esperados de noche: el house del dúo británico Disclosure. Empezaron con ‘White Noise’, siguieron con ‘Hourglass’ y… ¡stop!, una caída de sonido paró el set durante casi 15 minutos. Dejando a un lado este lapsus inesperado que se hizo algo largo (casi daba tiempo para ir al baño y volver o pillarte una cerveza), se volvieron a enchufar de la mano del nuevo track ‘Jadged’ y, más adelante, de la imponente ‘When a Fire Starts to Burn’. No faltó el hit ‘You and Me’… y cerraron directo y escenario principal con ‘Latch’. Imponentes en cuanto a puesta en escena, visuales y ritmos, unos ritmos que iban “in crescendo” y que hicieron bailar hasta al apuntador. Ese mismo día, actuaban un poco antes Dover, Bleachers, Counting Crows o, mucho mucho antes, a las 6 de la tarde, Of Montreal.

El viernes fue el turno de Azealia Banks, Ben Harper, James Bay y los más esperados y con más expectativas de la noche, Alt-J. El escenario se quedó pequeño para la banda indie rock, pero ellos lo hicieron grande para que cupiera toda esa gente que se aglomeró, que no era poca. Ya habían pasado por el BBK en 2013, y han repetido éxito, pero más a lo grande. Y con más luces. Muchas luces. A continuación, los franceses Shaka Ponk. ¿Que quiénes son Shaka Ponk? Una banda que dio mucha caña y que me dejó con la boca abierta. Estaba deseando verlos desde hacía tiempo. Prometían y aprobaron con creces. Bestiales. Fiestón. Y eso que era una de la bandas menos conocidas del cartel. Tras verlos entendí por qué estaban ubicados a las 2 de la madrugada. Después de poner patas arriba el segundo escenario, y ya casi exhausta, me dirigí al Dj Set de Chromeo en la carpa. Dancé hasta que me dio el cuerpo. Que no fue poco. Y abarrotado.

azealia-banks-bilbao-bbk-live

Ya el sábado, para rematar el festival y celebrar por todo lo alto el 10º aniversario del festival, Muse desplegó a las 00.20 su rock más pesado, a veces más pop, a veces más progresivo. Guitarrazos, porrazos a la batería, clásicos (no faltó ‘Plug in Baby’ en tercera posición, infalible -aún me duelen las piernas-) y hasta confeti en el nuevo tema ‘Mercy’. Con tanto papelillo rojo por los aires, aquello parecía una victoria en San Mamés. Y qué decir de los globos gigantes que sobrevolaban entre la multitud. También reparé en ver al grupo previo a Muse, los islandeses Of Monsters and Men. Lo hice porque, en parte, lo reconozco, estaba “haciendo hueco” para ver a Muse, pero lo cierto es que sorprendieron y mereció la pena comprobar su directo.

El caso es que Muse comenzó presentando su nuevo disco, ‘Drones’, y abrieron con el primer tema que conocimos de éste, ‘Psyco’. La verdad es que me hice un ‘spoiler’ del setlist de la noche. Dos días antes tocaron en el NOS Alive Festival de Portugal y eché un vistazo a los temas en cuestión. De todos modos, la velada fue rodando y reventando con temas como el imprescindible ‘Time is Running Out’ o ‘Resistance’.

Por cierto, con este nuevo disco han vuelto a las guitarras más ‘heavies’, y así nos lo demostraron sobre el escenario con ‘The Handler’ o ‘Reapers’ (me faltó ‘Defector’, tenía que decirlo). ‘Supermassive Black Hole’ o ‘Hysteria’ también nutrían la cañera lista de canciones que no incluyó ninguna de ‘The Second Law’ (2012). El predecesor de ‘Drones’ no tuvo un éxito arrollador, e incluso le salieron algunos detractores, pero tiene algunas pistas con las que desgañitarse en directo, como la enérgica ‘Supremacy’ y, por qué no, con ‘Madness’ y la bailable ‘Panic Station’.

En fin, cuando ya casi no me quedaba aliento ni piernas para saltar, cerraron con las “tranquilas” ‘Uprising’ y el súper himno de rigor que finiquita todo concierto ‘Knights of Cydonia’. Una vez más, su puesta en escena estuvo protagonizada por delirios apocalípticos y de opresión a la humanidad, bien enmarcados por unos visuales arrolladores y altamente conceptuales. Mi siguiente lugar en el recinto de Kobetamendi fue el césped de la colina para descansar y respirar tras una hora y media de infarto.

muse-bilbao-bbk-live

No duré mucho allí sentada porque ya escuchaba la llamada de la música del segundo escenario de Aaron Jerome AKA SBTRKT, dándole duro a la electrónica para comenzar a caldear el ambiente más trasnochador. Cómo no, coincidía con otros imprescindibles del cartel, los españoles Delorean, pero pensé que a los ingleses tendría menos ocasión de verlos en directo, así que me enganché a sus tambores y sintetizadores, recreando unas complejidades rítmicas increíbles en escena. Tampoco faltó su habilidad para remezclar hits como ‘Lotus Flower’ de Radiohead. Una pasada en vivo que espero volver a ver pronto.

Lapaux y Julio Bashmore daban los últimos coletazos del festival, y Elyella DJs echaban el telón con una colección de solo temazos indie de la mano de Two Door Cinema Club, The Black Keys o Vetusta Morla. Ya amanecía, así que me despedí del evento bilbaíno casi a pleno sol (y nubes) sobre las 7.30. El balance del macrofestival ya se podía contar en cifras a esas horas e indicaba que habíamos pasado por allí unas 120.000 personas durante las 3 jornadas, ‘sold out’ por segundo año consecutivo. Enhorabuena y ¡a por 2016!


Hoy destacamos

Boys Noize se estrena en el sello de Solomun como ELAX

Boys Noize se estrena en el sello de Solomun como ELAX

Boys Noize es uno de los artistas más inquietos de la actualidad. Alex Ridha sigue sumando proyectos

Burial y Kode9 firman el mix final de la serie fabriclive

Burial y Kode9 firman el mix final de la serie fabriclive

El próximo 28 de septiembre se pondrá fin a una de las series de mixes más importantes de la música electrónica, fabriclive. Burial y Kode9 serán los encargados …

La remix-tape trap del verano 2018 de Shlohmo

La remix-tape trap del verano 2018 de Shlohmo

La remix-tape trap de Shlohmo se ha convertido en una de las tradiciones del verano más refrescante. El “For Tha Summer (Vol. XXVIII)”