Review: Lana Del Rey – Honeymoon

Lana del Rey quiere que la vuelvas a adorar. Para ello, apuesta por ‘Honeymoon’, su tercer álbum de estudio, pero quizá no haya sido la jugada perfecta para tal mérito.

No sabemos si Lana del Rey ha “nacido para morir” musicalmente más pronto que tarde, pero está claro que su personaje y sus controvertidas composiciones ya figuran de forma relevante en la industria musical. Su “luna de miel”, que debería haber sido placentera y feliz, ha sido sombría y violenta. Una vez más, el sonido cinematográfico y su estilo pop más sensual han combinado para no pasar desapercibida.

Ardua tarea será superar el éxito de ‘Born to Die’ (2012) con el que vendió más de 7 millones de copias con temas como ‘Summertime Sadness’ o ‘Video Games’. Ahora, Liz Grant pretende reconectar con la audiencia que perdió con ‘Ultraviolence’ (2014), con el que vendió 2 millones de discos.

Esta vez, partiendo con una portada de aire sesentero, sigue su línea melancólica y ese mismo tempo que no pocas veces juegan en su contra al terminar mostrando un resultado musical demasiado homogéneo. Esa nostalgia tan sobada viene de serie, y esta vez la ha usado para crear un disco más similar a su debut. Dice no solo haberlo creado para volver a conectar con su público, sino para comprobar que aún puede empujar ese personaje que creó antes de que se convierta en una caricatura.

14 cortes han servido para ampliar su mundo, eso sí, en la línea que ya de sobra conocemos. Aseguró que este sería “muy diferente”, pero tampoco ha sido para tanto: tristeza, chicos malos, muerte, dulzura, amargura… pero, esta vez, con más suspiros y murmullos. Al fin y al cabo, es lo que mejor sabe hacer. ‘Honeymoon’ podría estar diseñado perfectamente para esos lugares lúgubres, de la mano de una lírica llena de tragedia que desvela y hace soñar despierto. A diferencia de ‘Born to Die’, en este largo parece más humana y frágil (sí, aún más).

Abre el telón con el tema homónimo, un corte solitario y altamente evocador, y lo cierra con una versión del tema ‘Don’t Let Me Misunderstood’ (1964), de Nina Simone. El aire sesentero permanece presente a lo largo de ‘Honeymoon’. ‘Music to Watch Boys to’, otro single que nos recuerda a la Lana más hip hop de su primer disco. O la hipnótica ‘Terrence Loves You’, en la que homenajea a David Bowie y de la que dice ser su favorita. Va completando el álbum con la sombría ‘God Knows I Tried’, que bien nos suena a ‘Ultraviolence’, o ‘High By the Beach’, en la que volvemos a un territorio más familiar, pero siempre apostando por la reinvención.

‘Freak’, ‘Art Deco’, ‘Religion’, otros títulos que reafirman la naturaleza sombría y triste de la americana. Lo que es cierto es que ha madurado de forma más cautivadora y que su carrera como diva del pop va por un camino bastante previsible. ¡Aunque quién sabe! Su personaje inventado (o no) de “femme fatale” se ha tornado más débil, y continúa haciendo de su música un arte que no duda en plasmar en sus controvertidos y originales vídeos.

Obsesionada con tiempos pasados, continua con el eco de las guitarras más decadentes y una batería que sigue marcando su sutileza musical.


Hoy destacamos

A State Of Trance por primera en España

A State Of Trance por primera en España

El show creado por Armin Van Buuren, ASOT (A State Of Trance) llega por primera vez en España en gran formato de la mano de Disorder Events y …

Delorean anuncia su separación

Delorean anuncia su separación

El grupo Delorean nos ha enviado un comunicado en el que anuncia el fin de la banda después de 18 años de actividad, y con un reconocimiento, tanto …

En el estudio con Arctic Monkeys

En el estudio con Arctic Monkeys

Arctic Monkeys ha compartido un reportaje de casi 12 minutos de duración que nos llevan hasta el estudio en Francia donde grabaron parte de su sexto álbum