Gorillaz, LCD Soundystem y Thom Yorke en un Sónar 2018 de récord

Sónar 2018 concluyó la celebración de su 25º Aniversario en Barcelona con un nuevo récord de asistencia, nada menos que 126.000 asistentes pasaron por las tres jornada del festival, que nos emplaza el año que viene a una fecha inusual ya que el festival se celebrará en el mes de julio.

Sónar 2019 se celebrará los días 18, 19 y 20 del mes de julio de forma extraordinaria. A partir del año siguiente, Sónar volverá a sus fechas habituales del mes de junio.

Sónar de Día tuvo un mayor flujo de asistencia que Sónar de Noche. El aumento de público viene generado por un crecimiento del público nacional, que este año ha superado ligeramente en porcentaje al internacional, que se ha mantenido en cifras similares a las del año pasado, siendo 54% frente a 46%.

Gorillaz, LCD Soundsystem y Thom Yorke partían como principales cabezas de un cartel y por ello le dedicamos este primer artículo sobre nuestra experiencia en Sónar donde también pudimos ver nombres de la talla de Diplo, Bonobo, Laurent Garnier, Ólafur Arnalds o Richie Hawtin, de los que hablaremos en otros artículos próximamente.

GORILLAZ


El plato fuerte de Sónar de Noche del viernes. Damon Albarn y su banda se presentaba por primera en directo en Barcelona, y además, por primera vez en España desde el lanzamiento de su último disco hasta la fecha “Humanz”, y con su nuevo disco “The Now Now” a punto de ver la luz. Y gran parte del setlist fue en esa dirección.

Alrededor de una hora y media de actuación en la que desde el comienzo Albarn decidió que iba a ser un show en el que quería pasar buena parte de él, cerca de su público. Y así cuando aún estábamos engullendo la apuesta visual del grupo, Albarn bajó al foso a cantar junto a sus más acérrimos seguidores que se habían posicionado en las primeras filas de un SónarClub lleno de público que coreaba cada una de las canciones de la banda, y miraba con cierto recelo algunas canciones del nuevo álbum.

Gorillaz conjugó un gran show, y aunque para algunos siempre nos quedará en la memoria ese formato con pantallas gigantes en el que 2d, Murdoc y compañía eran los principales protagonistas en los primeros shows de Gorillaz, esta es la nueva puesta en escena del grupo, y también es brillante.

El grupo abtió el concierto con “M1 A1”, para dar paso a la primera de las canciones que pudimos escuchar esa noche del nuevo disco, “Tranz”. La primera sorpresa de la noche llegó de la mano de De La Soul, quienes se subieron al escenario para los raps de “Superfast Jellyfish”. Con “El Mañana” y su vídeo proyectado en las pantallas, nos llegó ese triste recuerdo sobre la supuesta muerte de Noodle, que como hemos podido ver años más marte no llegó a ocurrir, fue uno de los momento emotivos de la noche, pero más lo fue, cuando durante “Stylo”, la imagen del fallecido Bobby Womack observaba la actuación del gupo en la pantalla circular situado sobre el escenario.

“Hollywood” fue otro de los temas del nuevo disco que nos ofrecieron en directo, la canción en la que colabora Snoop Dogg, a quien pudimos ver proyectado en las pantallas rapeando su parte del track, si hubiera aparecido en el escenario habría sido épico, pero no es fácil sacar al ‘perro’ de su California para hacer un breve cameo. El rap seguía en el concierto y Little Simz, quien nos dejó flipando en Sónar de Día, se comió ella sola el escenario con un meteórico flow en “Garage Palace”.

De vez en cuanto el grupo nos mandaba mensajes desde las grandes pantallas colocadas detrás de su escenografía, sobre la que podíamos ver la silueta de las seis personas que formaron el coro que dio oxígeno a Damon Albarn. Ya al comienzo nos daban la bienvenida con un “Hello”, pero también dejaron mensajes como “Big Brother Is Watching Youtube” o “Eat Sleep Tweet Repeat”, jugando con el título de la pista de Fatboy Slim.

El éxtasis llegó al Club cuando sonaron las primeras notas de “Feel Good Inc.”, el público insaciable no paró de cantar y bailar una de las canciones más míticas de la banda, la otra “Clint Eastwood” ,sería el apoteósico cierre de un concierto en el que Damon Albarn estuvo muy cercano en todo momento, e incluso se atrevió en varias ocasiones a decir algunas palabras en castellano, y donde también fueron muy aclamadas canciones como “Saturn Barz” o “Kid With Guns” que precedieron al magnífico cierre de un concierto que ya tiene su hueco en la historia de Sónar.

LCD SOUNDSYSTEM


La jornada del sábado en Sónar de Noche fue muy épica. Para empezar la noche nos sumamos a la multitud de personas que se habían agolpado en torno al SonarClub para recibir a James Murphy y su banda.

Al principio del show parecía que James Murphy no terminaba de entrar, se quejaba de un dolor en el brazo, o quizá todo era parte de la escenografía del grupo. Un plano cenital proyectado en las pantallas nos ponía en aviso del espectacular set up de LCD Soundsystem, una pena que desde la ‘arena’ no se pudiera apreciar más detalladamente esa ingeniería artística y tecnológica que acompaña a Murphy y los suyos.

LCD Soundsystem llegaban a Sónar después de volver a hacernos vibrar con su disco “American Dream”, publicado el año pasado y que se alzó en el primer puesto de los mejores discos de 2017 en beatMash Magazine.

James Murphy estuvo sublime, como de costumbre. Muchas veces pecamos al hablar de concierto de demasiados tecnicismos, y al final, mientras no sea una cosa horrible, si vas a ver a un grupo del que te gustan sus canciones, es complicado que no sea un gran concierto, y eso es lo que nos ha pasado con LCD Soundsystem. Una fiesta de principio a fin.

“Get Innocuous!” fue la encargada de abrir la sesión musical de LCD Soundsystem que durante casi dos horas exhibió su poderío sobre el escenario. El grupo se recreo en cada una de las canciones, alargandolas incluso más de su duración habitual en algunos casos.

“Radioactivity is in the air for you and me”, entonaba James Murphy mientras sonaban los acordes del clásico de la electrónica de Kraftwerk, que dispararon los decibelios de aplausos y vítores en toda la sala, una breve intro que apenas duro unos segundos, se hace el cover completo y viene abajo Sónar, pero que sirvió para dar paso al “I Can Change”.

Por el escenario iban sucediéndose las canciones, “Movement”, “Someone Great”, “Tonite”…, y cada uno era una fiesta mayor que la anterior, tan solo le ponemos una pega, y más teniendo en cuenta que estábamos en Sónar, se hecho mucho en falta que no tocasen “Daft Punk Is Playing At My House”, en su defecto cerraron con su clásico “All My Friends”, poniendo un cierre perfecto para una gran actuación que superó lo vivido la noche anterior.

THOM YORKE


Y entonces llega Thom Yorke, Y pone el listón aún más alto.

La suya fue una de las actuaciones más memorables que nos dejó este Sónar 2018. Thom Yorke lo hace fácil, pero es muy complicado. Tan solo con su presencia en el escenario ya tiene ganada la mitad de la “batalla”. Y es que es muy difícil desprender más carisma y más arte sobre un escenario como el que tiene el líder de Radiohead. Casi imposible.

Thom Yorke repasó su carrera en solitario, así como algunas canciones con su otro proyecto ‘Atoms For Peace’, supo combinar audazmente la tranquilidad y pausa de algunas canciones con la efervescencia de otras, supo llevarnos a un viaje intimista que nos hizo volar sobre el Club, y bajarnos al subsuelo a golpe de bombo sin respiro para no para de saltar, quizá en algunos momentos se hizo demasiado tranquilo para las horas de la madrugada en la que se había programado el show, pero sin duda fue un concierto casi perfecto de comienzo a fin.

El fiel compañero de Yorke, Nigel Godrich acompañaba al artista en esta actuación, enmarcada en su nueva gira mundial, y que se completa con las visuales del artista Tarik Barri.

Thom Yorke se movía de un lado al otro del escenario sin parar, pasando de un set-up a otro, a coger su guitarra para tocar algunas canciones, el micrófono para ofrecernos su emotiva voz, y a mostrarnos su peculiar colección de bailes y saltos por todo el escenario, que nos invitaban a acompañarle en cada movimiento, el show era todo Yorke, pero no hay que desmerecer en ningún momento la gran labor de Nigel Godrich y Tarik Barri.

“A Brain In A Bottle”, fue la canción encargada de abrir el concierto, el tema perteneciente al su disco en solitario “Tomorrow’s Modern Boxes”, producido por Nigel. Godrich. A partir de ahí todo fue rodado, el británico nos ofreció también algunos cortes de su primer álbum en solitario “The Eraser”, interpretó “Black Swan”, “Cymbal Rush” o “Atoms For Piece”. Y también nos brindó algunas canciones inéditas pero exploradas con anterioridad como “Not The News” o “I Am A Very Rude Person”.

Imparable durante todo el concierto. Thom Yorke finalizó su propuesta artística con una de las ovaciones más sonoras del festival, y no era para menos, acabamos de presenciar la creación de una auténtica obra de arte en vivo. Sin duda esta actuación de Yorke quedará para siempre en la retina de todos los que estuvimos esa noche mágica en el SonarClub.


Hoy destacamos

Boys Noize nos lleva al acid house de los 80 con “Killer”

Boys Noize nos lleva al acid house de los 80 con “Killer”

El último single que sale de las manos de Alex Ridha aka Boys Noize es “Killer”, un cover del mítico tema de acid house

Burial & Kode9 estrenan mix en la BBC Radio

Burial & Kode9 estrenan mix en la BBC Radio

La semana que viene Burial y Kode9 se harán cargo de la entrega final de la serie fabriclive, para ir calentando el esperado mix

deadmau5 compone la música del film basado en la novela gráfica del valenciano Víctor Santos

deadmau5 compone la música del film basado en la novela gráfica del valenciano Víctor Santos

Hace unos meses deadmau5 deslizó que estaba trabajando en la composición de la banda sonora para una película, el propio Joel