Review: Rosalía – El Mal Querer

Poco más se puede decir de lo nuevo de Rosalía. La catalana ha lanzado al mundo su “El mal querer”, un álbum conceptual que gira entorno al desamor.

Una obra basada en la novela “Flamenca”, que data del siglo XIII, donde un hombre enloquece de celos y la encierra. Lo que puede parecer un trabajo con un hilo narrativo muy manido, lo cierto es que Rosalía hace su particular reinterpretación a través de su música, creando un imaginario tan especial como único.

El disco se nutre de 11 temas, tan llenos de matices y experimentación que ni ella misma sabe dónde encajarlo. El pop, trap, flamenco y la electrónica se mezclan de la forma más creativa y novedosa, tanto que su música ha conectado con un público totalmente transversal y que apunta a llevarla a los escenarios españoles (y parte del extranjero) más variopintos.

Qué decir, además, que ha conseguido que ‘El Mal querer’ sea de los más escuchados en Spotify (recordemos que es, aunque con matices, un disco de flamenco). Incluso su popularidad y excepcionalidad musical la han convertido en la segunda artista española en actuar en los MTV Musica Awards. Además, es tal fenómeno que ha sido nominada recientemente a 5 Grammy Latinos.

El disco abre con ‘Malamente”, el tema por excelencia y que, como decíamos sobre su narrativa, es el augurio de un declive amoroso. Pop, trap, electrónica y flamenco; todo ello, unido con samples. Si no, fijaos cómo introduce sonidos de cuchillo y cristales; esa técnica de producción que no hay que pasar por alto durante todo el disco y que significa el núcleo de todo.

La canción, que tiene el sobrenombre de ‘Augurio’, empieza con un piano electrónico y unas palmas. Hay una base en bucle, y fusiona el flamenco con el trap. ‘Malamente’ ha sido sobada hasta la saciedad y ha hecho que una joven haya convertido el flamenco en una propuesta tan original que ha alcanzado al público más dispar.

Pero la riqueza en matices de su “El Mal querer” no se queda en este ‘Malamente’.
Los efectos de sonidos también recalan en ‘Que no salga la luna’, basado en graves, con un sonido de guitarra y palmas al principio que suenan de lejos, como escondidos, pero con la intacta voz de Rosalía en primer plano. Un tema íntimo que finiquita con el efecto autotune al final.

En ‘Pienso en tu mirá’ ya augura un mal final, narrativamente hablando. Un tema muy complejo y bonito, cuyo estribillo lo forma una frase que se repite y que forma una preciosa melodía. ¿Y qué me decís del reverb al final del estribillo? ¿Y del coro? ¿Y del cajón? Atentos a todos los detalles.

‘De aquí no sales” posee el autotune más marcado. No es casualidad que sea en este tema, el más feroz, el cual tiene el sobrenombre de ‘Disputa’. Incluye hasta sonidos de sirenas y motos; seguramente la propuesta más experimental del disco. En éste, Rosalía canta como si fuera el hombre: “Con el revés de la mano, yo te lo dejo bien claro”.

El disco continúa su relato con temas como ‘Reniego’, donde llega el lamento. En ‘Preso’ aparece una Rosy de Palma que hace de mujer, contando cómo bajó al infierno. ‘Bagdad’ nos trae la parte más pop con la melodía de ‘Cry me a river’ cedida por Justin Timberlake. Un puntazo de canción que Rosalía modifica a su manera. Por otra parte, el llamado capítulo 8 (‘Di mi nombre’) es un corte de flamenco más tradicional.

La narrativa va llegando a su fin en ‘Nana’, donde Rosalía quiso lucir su voz y nada más que su voz, sin acompañamientos, eso sí, su voz en mil expresiones. De “Maldición” nos han encandilado esos riffs del principio que nos recuerda a James Blake. Y, por último, ‘Ningún hombre’ es un cante muy minimalista en el que recuerda lo que aquel hombre le hizo sufrir.

El disco respira potencia y juventud. Rosalía es, digamos, “hija de internet”, y no se ha dignado a dejar pasar esta oportunidad. Lo ha usado para basar su trayectoria y enseñanzas en el feedback que la gente le ha ido dando. Un ejemplo a seguir que no se encierra en etiquetas y que simplemente ha sabido conectar con el público haciendo lo que mejor sabe hacer.

Lo que ha aprendido en estos diez años del estudio del flamenco junto a su permanente curiosidad hacia este arte la convierte, sin duda, en un espejo en el que mirase para muchos artistas, por su valentía y creatividad. Por no decir que, ciertamente, ‘El mal querer’ se ha convertido en una obra totalmente poderosa tanto en el sentido social como artístico con la inestimable ayuda en la producción de El Guincho.


Hoy destacamos

La imagen de Sónar 2019 en el Festival de Cannes

La imagen de Sónar 2019 en el Festival de Cannes

Sergio Caballero es la mente creativa que nos ofrece cada año la propuesta visual de Sónar. Este año la imagen del festival nos lleva al cortometraje

Two Door Cinema Club anuncia nuevo disco «False Alarm»

Two Door Cinema Club anuncia nuevo disco «False Alarm»

«False Alarm», así se llamará el nuevo álbum de Two Door Cinema Club, que nos puso en preaviso con el single «Talk», hace poco más de un mes.

Nick Murphy fka Chet Faker estrena «Dangerous»

Nick Murphy fka Chet Faker estrena «Dangerous»

«Run Fast Sleep Naked», el nuevo disco de Nick Murphy verá la luz este viernes, 26 de abril. Será el primer larga duración del artista australiano desde que …